Estafas de comprador encubierto

Hay muchas oportunidades legítimas para trabajar como comprador encubierto, pero las compañías que operan legítimamente no le pedirán que pague un cargo de solicitud, ni tampoco le pedirán que deposite un cheque y que le transfiera dinero a otra persona.

La carnada:

A usted lo contratan para actuar como un comprador encubierto y la primera tarea que le piden es que evalúe el servicio al cliente de una compañía de transferencia de dinero, como por ejemplo Western Union o Money Gram. Usted recibe un cheque para depositarlo en su cuenta bancaria junto con instrucciones de retirar el monto en efectivo y de transferirlo – a menudo a Canadá o hacia otro país – usando el servicio. Le dicen que complete un informe sobre su experiencia con el servicio, que lo remita a la compañía y que se quedará con una parte del dinero en concepto de pago.

La trampa:

Cuando se descubre que el cheque es falso, usted le adeudará al banco el monto de dinero que haya retirado. Conforme a la ley, los bancos deben poner a disposición de los depositantes los fondos de los cheques depositados en un par de días, pero descubrir que un cheque es falso puede tomar algunas semanas. Aunque aparentemente el cheque haya sido procesado y acreditado a su cuenta, tarde o temprano el banco se comunicará con usted para que devuelva el dinero.

Algunos comerciantes deshonestos pueden pedirle que pague un cargo para recibir información sobre un programa de certificación para compradores encubiertos, una guía de oportunidades de compradores encubiertos, o una garantía para conseguir un trabajo de comprador encubierto. Pero para poder trabajar como comprador encubierto no es necesario pagar.

Lo que usted puede hacer:

Nunca acepte depositar un cheque de un desconocido para luego transferirle el dinero. El cheque será rechazado, y usted terminará debiéndole al banco el dinero que haya retirado.

No pague cargos adelantados para trabajar como comprador encubierto. En su lugar, haga una búsqueda en internet para encontrar compañías que estén aceptando solicitudes de empleo para trabajar como comprador encubierto. Las compañías que operan legítimamente no les cobran cargos a los solicitantes de empleo.