Cómo usar las cámaras IP de manera segura

Las cámaras de red o internet — usualmente comercializadas como cámaras IP — son bastante populares porque sirven para mantener vigilada su propiedad, su familia y sus animales domésticos. Estas cámaras ofrecen señales de video y audio en directo y se puede acceder a las transmisiones de forma remota usando un navegador de internet. Pero muchas de las cámaras IP disponibles en el mercado son vulnerables a la intrusión digital, así que cuando salga a comprar y cuando use uno de estos aparatos, es muy importante que tenga en cuenta las funciones de seguridad.

Antes de comprar una cámara IP

Una cámara que funciona sobre el protocolo de internet, también conocida como cámara IP, le permite monitorear su casa o negocio usando un software que se conecta directamente a internet. A diferencia de una cámara web, no se necesita una computadora para transmitir las imágenes de video en línea. Pero si la cámara IP que usted compra no codifica la información que transmite, otras personas podrían acceder y ver lo que registra la cámara. En pocas palabras: ¡Podría estar abriéndole las puertas de su casa al mundo entero! Al momento de comprar una cámara IP, su prioridad principal es considerar las funciones de seguridad que le ofrece el aparato.  

Transmisión inalámbrica segura

La cámara IP instalada en su hogar envía las señales captadas al enrutador inalámbrico de su casa. Un buen protocolo de seguridad inalámbrica sirve para proteger las señales de video captadas por la cámara mientras viajan hacia el enrutador. Busque cámaras que sean compatibles con los protocolos de seguridad más actualizados, como WPA2. 

Transmisión de internet segura

Si usted accede a las señales de video captadas por su cámara desde un lugar remoto, su cámara enviará la información a través de internet por otros canales aparte del enrutador inalámbrico de su casa. No todas las cámaras ofrecen los mismos niveles de seguridad para esta transmisión. Busque una cámara que codifique su información, incluyendo su nombre de usuario, su contraseña y las señales de video en directo. Fíjese en la etiqueta de la caja del aparato o en internet, o establezca contacto directamente con el fabricante para averiguar si la cámara usa un sistema SSL/TLS, o algún otro sistema de codificación para proteger su información en tránsito. Si su cámara protege sus datos de inicio de sesión usando el sistema SSL/TLS, el URL de la página de inicio de sesión de la cámara debería comenzar con las letras https (la “s” corresponde a la palabra seguro).

Múltiples usuarios 

Si tiene previsto autorizar a varios usuarios para que accedan a las señales captadas por la cámara, considere la posibilidad de comprar una cámara que le permita establecer diferentes niveles de acceso. Por ejemplo, hay algunas cámaras que permiten establecer configuraciones avanzadas para que los administradores del aparato puedan cambiar las funciones desde un lugar remoto para crear nuevas cuentas, establecer contraseñas, o para cambiar la orientación de la lente de la cámara o los ajustes del zoom del aparato. Hay otras cámaras que le permiten restringir el acceso a la cámara a ciertos usuarios limitándolos a acceder en determinados momentos: Es posible que quiera que un amigo vigile su casa mientras que usted está lejos pero tal vez quiera restringirle el acceso a la cámara cuando esté cerca de su casa. 

Uso de las funciones de seguridad

Una vez que haya comprado su cámara IP, instálela teniendo en cuenta la seguridad. Veamos cómo hacerlo:

Mantenga el software actualizado.  

El software que viene con su cámara necesita actualizaciones periódicas. Registre su cámara o suscríbase para recibir avisos de las actualizaciones disponibles y para mantener el software al día. Antes de instalar su cámara nueva, visite el sitio web del fabricante para ver si hay alguna versión nueva disponible para descargar. Y después de instalar la cámara, descargue las actualizaciones tan pronto como le avisen.

Revise la configuración de la contraseña de su cámara. 

Hay algunas cámaras IP que permiten desactivar el requerimiento de ingreso de una contraseña. Pero a menos que desee compartir las imágenes captadas por su cámara públicamente, no lo haga. Configure su cámara IP de modo que requiera el ingreso de una contraseña. Lea las instrucciones indicadas en la guía del usuario de la cámara.   

Use una contraseña sólida.

En vez de usar el nombre de usuario y la contraseña predeterminados de fábrica escoja una contraseña sólida que sea difícil de adivinar para un extraño. Estas opciones predeterminadas pueden ser de público conocimiento.     

Active las funciones de seguridad de su cámara.

Si compró una cámara que codifica los datos transmitidos vía internet, active esta función. El URL de la página de inicio de sesión de su cámara debería empezar con las letras https. De lo contrario, el nombre de usuario y la contraseña que ingrese no se codificarán, y otras personas podrían acceder a esos datos. Una vez que se conecte e ingrese a la página web de su cámara, el URL debería continuar indicando las letras https. De lo contrario, las señales de su cámara no estarán codificadas y otras personas podrían ver la información. 

Acceso a la cámara desde un aparato móvil

Antes de acceder a su cámara desde un teléfono o aparato móvil, asegúrese de verificar que estén instaladas las funciones de seguridad para acceso móvil.

Confirme que su aplicación esté actualizada.  

Visite el sitio web del desarrollador de la aplicación o use su mercado de aplicaciones móviles para ver si hay alguna actualización disponible.

Ponga en práctica medidas de seguridad para acceder desde un aparato móvil 

Use una contraseña sólida, y considere desconectarse de la aplicación cuando no la esté usando. De esa manera, si pierde o le roban el teléfono nadie podrá acceder a la aplicación.  

Proteja su teléfono o aparato móvil con una contraseña. 

Aunque su aplicación tenga una contraseña sólida, lo mejor es que también proteja su teléfono con una contraseña.

Use una conexión Wi-Fi segura.  

Una aplicación móvil para una cámara tal vez no le ofrezca el mismo nivel de seguridad que su sitio web. Por lo tanto, incluso cuando el domicilio del sitio web de su cámara empiece con las letras https, no hay garantía de que la aplicación móvil de la cámara también use un sistema de codificación.

Si la aplicación móvil no codifica su información, y usted la usa en una red Wi-Fi insegura, los oportunistas de siempre podrían interceptar las señales de video de su cámara o su contraseña. Para proteger su privacidad, evite usar la aplicación móvil desde un punto de conexión o hotspot Wi-Fi de uso público. En su lugar, use el navegador de internet de su teléfono y vaya a la página de inicio de sesión de su cámara. Para confirmar que su información esté codificada, fíjese bien que el URL comience con las letras https. 

También es una buena idea cambiar la configuración de su aparato móvil para que no se conecte automáticamente a las redes Wi-Fi cercanas.