Estafas de cheques falsos

Bajo ninguna circunstancia acepte depositar un cheque de un desconocido para transferirle dinero de vuelta. Si el cheque es rechazado, usted le adeudará al banco el monto que haya retirado.

La carnada:

Alguien responde a un anuncio de venta o subasta que usted publicó en internet y se ofrece a pagarle con un cheque de caja, personal o de una empresa. A último minuto, el individuo que se hace pasar por comprador (o el “agente” del comprador) argumenta alguna razón para emitir el cheque por un monto superior al precio de compra y le pide a usted que le transfiera la diferencia después de depositar el cheque.

La trampa:

Si usted deposita el cheque, pierde. Generalmente, los cheques son falsificados pero son lo suficientemente buenos para engañar la vista de los cajeros de banco inadvertidos y para aumentar el saldo de su cuenta bancaria – sólo por unos pocos días. Pero luego, cuando hayan pasado unos días y el banco rechace el cheque, usted será responsable de cubrir el monto total.

Lo que usted puede hacer:

Nunca acepte que le paguen con un cheque por un monto superior al de su precio de venta, sin importar cuán tentador pueda ser el argumento o lo convincente de la historia que le cuenten. Si el comprador le envía un cheque por un monto incorrecto, devuélvaselo y no le envíe la mercadería.

En cambio, considere la posibilidad de usar un servicio de pago en internet; por lo general ofrecen más protección, tanto para el vendedor como para el comprador. Si opta por aceptar el pago en cheque, pida un cheque emitido sobre un banco que tenga una sucursal local. De esta manera usted puede apersonarse en el banco para comprobar la validez del cheque. Si no pudiera ir personalmente, llame al banco sobre el que se emitió el cheque (no llame al número de teléfono que le dé la persona que le entregue el cheque) y pregunte si el cheque es válido.