Curas milagrosas

Los productos que prometen curar toda clase de enfermedades graves generalmente no son efectivos y pueden ser peligrosos.

La carnada:

A menudo, los mensajes proclaman que un producto es una “cura milagrosa”, una “innovación científica”, un “remedio antiquísimo” — o una cura rápida y efectiva para una amplia variedad de dolencias o enfermedades. Por lo general se anuncian cantidades disponibles limitadas. Para poder aprovechar la “garantía de devolución del dinero” sin riesgo tendrá que pagar por adelantado. Estos mensajes de venta vienen acompañados de historias clínicas o testimonios de consumidores o de médicos declarando resultados asombrosos.

La trampa:

No existe ningún producto o suplemento dietario disponible en internet que pueda cumplir con las promesas de disminuir el tamaño de los tumores, curar el insomnio, curar la impotencia, tratar el mal de Alzheimer o prevenir la pérdida aguda de la memoria. Este tipo de declaraciones involucra el tratamiento de enfermedades. Las compañías que deseen hacer declaraciones de este tipo deben seguir un estricto procedimiento de prueba y revisión previo a la comercialización que requiere la FDA para todas las medicinas nuevas.

Lo que usted puede hacer:

Al momento de evaluar declaraciones relacionadas con la salud, sea escéptico. Consulte a un proveedor de cuido médico antes de comprar cualquier producto “cura-todo” del que se diga que puede tratar una amplia variedad de dolencias o que ofrezca curas rápidas y soluciones fáciles para enfermedades graves. En términos generales, cura-todo se traduce como cura-nada.