Proteja su red inalámbrica

Si usted no toma medidas para proteger su red inalámbrica, algunas personas desconocidas podrían usarla y acceder a su computadora – y también a la información personal y financiera que usted almacena en ella. Proteja su computadora usando una codificación WPA.

Comprenda cómo funciona una red inalámbrica

Por lo general, para acceder a internet sin cables hay que conectarse a un "punto de acceso" a internet – como un módem de cable o DSL – que está conectado a un enrutador inalámbrico que envía una señal al aire que en algunos casos llega a tener un alcance de cientos de pies. Cualquier computadora que esté dentro de ese alcance y que tenga una tarjeta inalámbrica puede captar la señal del aire y acceder a internet.

A menos que usted tome ciertas precauciones, cualquier persona cercana que tenga una computadora o aparato móvil preparado para funcionar de modo inalámbrico puede usar su red. Esto significa que sus vecinos – o los hackers cercanos – podrían "colgarse" de su red, o acceder a la información almacenada en su computadora. Si una persona no autorizada usa su red para cometer un delito o enviar mensajes electrónicos spam, la actividad podría ser rastreada hasta su cuenta de usuario.

Use codificación

La codificación cifra la información que usted envía por internet convirtiéndola en un código para que las demás personas no puedan acceder a sus datos. La forma más efectiva de proteger su red contra los intrusos es usar codificación.

Existen dos tipos de codificación disponibles: la codificación WPA o Acceso Protegido para Wifi, y la codificación WEP o Privacidad Equivalente a Cableado. Su computadora, enrutador y los demás componentes deben usar la misma codificación. WPA2 es la codificación más potente; si tiene opción, use este tipo de codificación ya que se supone que le ofrece una protección contra la mayoría de los hackers.

Algunos enrutadores más antiguos sólo usan codificación WEP y tal vez no le ofrezca toda la protección necesaria contra los programas piratas más comunes. Considere comprar un enrutador nuevo con codificación WPA2.

Por lo general, los enrutadores inalámbricos vienen con la función de codificación desactivada y usted debe activarla. En el manual de instrucciones de su enrutador inalámbrico debería encontrar las indicaciones para instalarla. Si así no fuera, fíjese en el sitio web del fabricante del enrutador.

Proteja su computadora y su enrutador

Use software antivirus y anti-espía y también un firewall. Use las mismas prácticas básicas de seguridad para computadoras que usaría para cualquier computadora que esté conectada a internet.

Cambie el nombre preestablecido de su enrutador. Es probable que el nombre de su enrutador (generalmente llamado SSID) tenga una denominación estándar, un ID predeterminado por el fabricante. Cámbiele el nombre por otro que sólo usted conozca.

Cambie la contraseña preestablecida de su enrutador. Probablemente el fabricante de su enrutador inalámbrico le asignó una contraseña predeterminada estándar que permite instalar y operar el enrutador. Los hackers conocen estas contraseñas preestablecidas, así que cámbiela por una contraseña que sólo usted conozca. Use contraseñas que contengan un mínimo de 10 caracteres; cuanto más extensa sea la contraseña más difícil será que otros logren descifrarla.

Limite el acceso a su red

Permita el acceso a su red inalámbrica restringiéndolo únicamente a algunas computadoras específicas. Cada computadora que está habilitada para comunicarse con una red tiene asignada una dirección exclusiva de Control de Acceso a Medios o MAC (Media Access Control). Por lo general, los enrutadores inalámbricos tienen un mecanismo que permite que solamente los aparatos que tienen asignada una dirección MAC particular puedan acceder a la red. Algunos hackers han imitado domicilios MAC, por lo tanto, no se confíe solamente en esta medida de protección.

Apague su red inalámbrica cuando sepa que no la va a utilizar. Los hackers no pueden acceder a un enrutador inalámbrico que está apagado. Si usted apaga el enrutador cuando no lo está usando, está limitando su tiempo de exposición a los ataques de los hackers.

No dé por supuesto que las redes wifi públicas son seguras.

Tenga cuidado con la información a la que accede o envía desde una red inalámbrica pública. Muchos bares, hoteles, aeropuertos y otros establecimientos públicos ofrecen redes inalámbricas para sus clientes. Estos puntos de conexión wifi son convenientes, pero no siempre son seguros. Para aprender más, lea nuestras recomendaciones para usar redes wifi públicas.